Mateo Vargas, Andrea Sesana y Juan Guillermo Peña
Reseña de
Caperucita Roja


“Caperucita Roja y otras historias perversas” es un libro que contiene muchas historias una de ellas es “Caperucita Roja.” Esta historia no es igual a la clásica porque tiene una pequeña variación con respecto a la original. Esta historia es escrita por Triunfo Arciniegas que hace que todas las historias tengan un cambio como personalidad de personaje, el final o el problema principal. Esta historia es muy divertida e interesante y se pueden ver fácilmente los cambios con respecto a la original.

Esta historia de una niña, una joven realmente, que se viste con ombligueras y minifaldas muy pequeñas. Ella escucha rock y es muy grosera. Un día un lobo la ve pasar yendo hacia el colegio pero ella no se detiene para mirarlo, pero en ese momento el lobo quedó totalmente enamorado. Un día este lobo se encontró una flor muy linda y se la fue a dar a Caperucita Roja. Ella le dijo que la flor era realmente fea y el lobo se puso a llorar y quedó con el corazón roto. Después ya el lobo no tuvo ganas de partir y por eso se sentó y le quito los pétalos a la flor. Una noche se tomó unas cervezas para curar su corazón roto y más tarde vio a Caperucita Roja pero no estaba sola, entonces no se acercó. Unos cuantos días después en el bosque, el lobo vio a Caperucita Roja y muy amablemente le preguntó si iba al colegio y ella le dijo que no. De repente el lobo se dio cuenta de una canasta y le preguntó que llevaba adentro y ella le dijo que un pastel. Ella le ofreció y el lobo, loco por ella, se puso muy feliz y lo aceptó. Cortó un pedazo, no estaba rico, pero igualmente no dijo nada, de repente sintió un ardor en el corazón y se quejó. Caperucita le dijo que era un experimento y que le avisara si se moría y lo dejo ahí. Después de tres días el lobo la vio y ella le contó que iba a vender la receta. Luego Caperucita le pidió un favor que era que la acompañara a la casa de su abuelita. Cuando llegaron Caperucita le pidió al lobo que se comiera a la abuelita porque era muy rica y quería heredar rápido. Como el lobo era débil se la comió y luego, por orden de Caperucita, se puso la ropa de la abuela y salieron al parque. Ahí Caperucita Roja se puso a gritar por ayuda y la policía anda detrás del lobo para abrirle la barriga, sacar a la abuela y cambiarla por piedras y echarlo al río. El lobo no se deja ver y ahora Caperucita es una niña muy rica que va al colegio en moto y carro y el lobo no la puede alcanzar.

Ya que saben la historia, les vamos a decir por qué es opuesta a la original: primero, el lobo se enamora de Caperucita, algo que no debería pasar; segundo, Caperucita es una niña grosera y maleducada; tercero, el lobo no se come el pastel de la abuela; cuarto, el lobo no se come a la abuela por un favor; y quinto, Caperucita no termina siendo una niña súper rica.

Volver a Cuentos de Triunfo Arciniegas